Hay formas muy sencillas de reducir costes; una de ellas cambiar el tipo de letra. Por ejemplo, usar la fuente Garamond en lugar de Times New Roman (muy habitual) puede suponer un ahorro de un 24% en tinta.

Esta idea fue planteada por Suvir Mirchandani (un estudiante norteamericano de 14 años), según él por el hecho de cambiar el tipo fuente de los documentos oficiales, el gobierno de su país reduciría cientos de millones de dólares.

El precio de la tinta de impresora (unos 2000€/L) es mucho mayor que el mucho perfumes, hasta el de los más caros (1200€/L de Channel Nº5). Y cada día la tinta es más cara, los cartuchos son más pequeños y más caros.

Fuente: CNN